Archivo por días: 19 Enero, 2011

Cantar siempre de corazón porque creen en lo que creen

Última producción discográfica de Buena Fe, Pi 3.14
Un poco antes de la aparición de Los Beatles, la música pop norteamericana de los años 50 y 60 se movía entre intérpretes que cantaban lo que otras personas escribían. Ya con Los Beatles no solo comienzan los grupos a tener sus propias composiciones, sino que también escogen sus propios caminos de creación. Por esa puerta que abrieron los chicos de Liverpool, entró una diversidad tal de géneros y estilos que todavía hoy en día sirve de nutriente al que quiera escoger lo que prefiera. Sin embargo, nadie, a no ser el musicólogo Leonardo Acosta en los años 80, pudo predecir que el mercado de la canción llegaría a decidir qué es arte o qué no, de acuerdo a lo que sea en extremo vendible sin tenerse en cuenta para nada patrones imprescindibles en el terreno de los sucesos culturales como el rigor profesional, la originalidad y la autenticidad entre tantos otros.Así vemos a millones de almas que enajenadas por decisión propia, sufren una condena similar a la de Prometeo, al serle devoradas sus entrañas espirituales por adefesios musicales, realmente denigrantes.

Por la misma época de los Beatles, aquí en Cuba, un joven desgarbado de guitarra1 deja para la posteridad sentencias lapidarias como que siempre habrá una voz más vista o más perdida por la incomprensión de ser, incomprensión por la cual él mismo tuvo sus momentos álgidos con ese, quien a lo largo de su sombra, quería cortar la medida de cada revolución, pero sin saber que existen los que no miden qué palabras echar, ni siquiera la última.
Ahora mismo, sin estar marcados por la patina del tiempo, que a veces se considera erróneamente como garantía de madurez, pero con la misma voluntad como aquel, de cantar siempre de corazón porque creen en lo que creen, creen en algo puro, creen en lo que se esconde, en lo que duele y en lo que lucha, estos no pueden ser otros que los inspirados músicos del dúo Buena Fe: una muestra de las diferentes alternativas en la música contemporánea que surgen y se desarrollan como manifestaciones autóctonas de la cultura cubana, ajenas a cualquier intento de corrupción por parte del poder del mercado.
Pi (3,14)
Bendecidos por el don de haber nacidos artistas, Israel Rojas y Yoel Martínez, nos entregan en este nuevo disco de la EGREM, una sentida alegoría a los tiempos que vivimos los cubanos en este mundo de hoy. Renovados por iniciativas musicales refrescantes que les permiten desbordar su propio estilo sin dejar de ser ellos mismos, el disco Pi (3,14) asume problemáticas desde ángulos diferentes donde el humor que al igual que honduras reflexivas, están presentes.
Si nos guiáramos por una gráfica que refleje la equilibrada producción del disco, encontramos piezas que funcionan como las cúspides del conjunto de la obra, mientras que otros parecen, aparentemente, menos llamativos como el que abre el disco Lo que fuego es, una alabanza a quienes sostienen la autenticidad a pesar de todo; en similar cuerda se encuentra la pieza “Libre”, concepto de compleja definición por la responsabilidad que implica la libertad como deber social donde vale preguntarse de qué ser libre, para qué ser libre y por qué ser libre. Otra pieza de profunda implicación por sus lamentables consecuencias es “La sospecha” cuyo mensaje se resume al afirmar que donde hay confianza no hay sospecha, y viceversa, donde no hay confianza hay sospecha.
Y hablando de libertad, en este disco Pi (3,14), la creatividad de Buena Fe, como nunca antes, la sentimos en plena libertad al ser capaces de utilizar con mayor amplitud cualquier formato musical en arreglos muy contemporáneos como ocurre en “Lotería”, inusual forma de abordar una canción de amor. Por otra parte, melodías de hermoso diseño abundan en este disco, algunas tan sugerentes y enigmáticas como “Mar adentro” donde la belleza es tal que quisiéramos no parar de escucharla. En tal sentido se encuentra la pieza “Despedida“, obra de excepcional encanto a la altura que corresponde a alguien de la talla de Pablo Milanés quien despliega la magia de su talento para convertirla en uno de los momentos culminantes del disco.

No se podía esperar menos de la canción que da título al disco, al asumir el peso de semejante responsabilidad. Por medio del ritmo de un criollo changüí2, salta a la vista la analogía con “La muralla“, emblemática obra del Poeta Nacional Nicolás Guillén, donde se decide qué queda dentro de nosotros o aquello que queda fuera por medio de la apertura o cierre de la muralla, según sea el caso. Aquí, desde un diálogo ajustado a los acentos del lenguaje cotidiano, pero apoyado en la malicia del doble sentido propia de alguien tan cubano como Faustino Oramas, El Guayabero3, estamos convocados por Buena Fe a abrir nuestro cubano corazón, como toca, a quien se lo merezca y rechazar enérgicamente, al enemigo, sin contemplación de ningún tipo.

Otra pieza que, sin duda, forma parte de lo mejor de nuestra picaresca tradicional es “Mamífero nacional“, simpatiquísima alusión a lo agradecidos que debemos de estar los cubanos al puerco por constituir hoy por hoy, uno de los principales platos de nuestra cocina, pieza que con Eliades Ochoa se alcanza toda esa sabrosura que se espera de él.

Y a modo de bienvenida por parte de Buena Fe a Los Aldeanos5 al contexto de la discografía profesional, el tema “Miedos” acoge multiplicidad de matices de este humano sentimiento, expresados en un rock rapeado, pero tan bien condimentado con los ingredientes propios de ambos géneros, que de hecho es, una de las mejores piezas del disco. Valga resaltar la capacidad creadora de Buena Fe para asumir la esencia de sonoridades tan diferentes como este rock con la misma naturalidad que el changüí de “Pi (3,14)” y en ambos casos resulta convincente.
De este tema con Los Aldeanos como invitados, se pasa de inmediato a la obra que cierra el disco, la de mayor grandeza por a quien está dedicada. Se trata de “Todo el mundo cuenta”, composición desarrollada como una Carta Abierta a nuestro Héroe Nacional. En pocas ocasiones se le ha cantado al Maestro en primera persona con toda la ternura de un joven asombrado de como pudo hacer una obra tan vasta sin ordenador ni Internet para entonces terminar con el estribillo que da título a la obra, derivado de la conceptualización de una prédica martiana fundamental: la unidad, tratamiento de una temática que no por casualidad establece la afinidad de pensamiento y de acción en la coyuntura a la que estamos convocados como nación, en la cual, precisamente, todo el mundo cuenta.
En conclusión, si dentro de la clasificación de la crítica especializada desde parámetros de calidad que habitualmente aparecen avalados por la cantidad de cinco estrellas como máximo, entonces el disco Pi (3,14), de Buena Fe realizado por la EGREM, no puede merecer menos que cuatro estrellas y medias, justa valoración para una excelente realización discográfica que, a partir de la constante del talento, anuncia el predominio del dúo en el estrellado cielo del patrimonio de la cultura cubana.

(Texto presentado por Guille Vilar en el lanzamiento del último disco de Buena Fe producido por la EGREM)

La FELAP condena cierre de canal de Cubadebate en Youtube

LA FELAP CON CUBADEBATE

La Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP), informa a todos sus miembros afiliados que ha sumado su voz al reclamo hecho para el pleno restablecimiento de Cubadebate, censurado por Youtube-Google, en lo que a todas luces configura un nuevo acto de censura contra Cuba y su Revolución. Mientras que, por el contrario, se le permite un flujo permanente y fluido a la mafia de Miami, a todos quienes atacan a Cuba y, particularmente, a terroristas como Luis Posada Carriles.

La FELAP repudia el nuevo ataque contra Cubadebate y exigen cesen las presiones, chantajes y mentiras dedicadas a desprestigiar y desmerecer la lucha y los esfuerzos de todo un pueblo –como el de Cuba- decidido a defender su soberanía.

Juan Carlos Camaño

Presidente-FELAP