Archivo por días: 5 Octubre, 2011

Trece años de injusticia para los Cinco

Comité Internacional por la Libertad de los 5 Cubanos

Este 5 de septiembre tiene un significado especial. El 4 de septiembre se cumplen 14 años del brutal atentado al Hotel Copacabana que acabó con la vida de Fabio Di Celmo, el joven italiano que tendría hoy 46 años, la misma edad que Gerardo Hernández. Si EEUU hubiera puesto fin a la impunidad de la que goza hasta hoy el terrorista internacional Luis Posada Carriles quien ordenó y pagó a otros mercenarios la colocación de una decena de bombas en hoteles y sitios emblemáticos de La Habana, Fabio hoy estaría vivo y los Cinco nunca hubieran tenido que ir a los Estados Unidos.

El mismo país que premio con la libertad, tras 7 escasos años de carcel, a dos de los terroristas que ejecutaron el atentado con bomba que destruyo la vida del ex canciller chileno Orlando Letelier y su secretaria, la joven norteamericana Ronny Moffit, asesinados en una avenida de Washington el 21 de septiembre de 1976, hace ya 35 años.

El mismo país que ampara y protege terroristas y mantiene en prisión a Cinco inocentes que este 12 de septiembre cumplirán 13 años de injusta cárcel.

Este 5 de septiembre pidamos al Presidente Obama que ponga fin a la impunidad, extradite al criminal Luis Posada Carriles, prófugo de la justicia de Venezuela, país que lo reclama desde hace 6 años y que Libere a los Cinco Ahora!!!!

DIFERENTES FORMAS DE COMUNICARSE CON LA CASA BLANCA

Por teléfono: 202-456-1111

Si llama desde fuera de los EEUU, marque el Código Internacional del respectivo

país + 1 (Código de EEUU) 202.456.1111

Por fax: 202 456-2461

Si envía un fax desde fuera de los EEUU, marque el Código Internacional del respectivo país + 1 (Código de EEUU) 202-456.2461

Por correo electrónico: HTTP://WWW.WHITEHOUSE.GOV/CONTACT

Instrucciones para las personas que no leen Ingles para enviar un correo electrónico al Presidente Obama

Solo debe llenar las preguntas que contienen un asterisco (*)

Donde dice First Name escriba su nombre

Donde dice Last Name escriba su apellido

Donde dice E-mail escriba su correo electrónico

IMPORTANTE: “Type” no tiene asterisco pero DEBE hacer clic en “Internacional” para poder continuar.

Donde dice Country escriba su País

Donde dice Subject: elija “Foreign Policy”

Donde dice Message escriba su mensaje pero no sobrepase los 2.500 caracteres.

Al final escriba textualmente la frase que aparece en la pantallita donde dice “type the two words” dejando un espacio entre las dos palabras

Para enviar el mensaje debe hacer clic en Submit

Para enviar un telegrama

President Barack Obama

The White House

1600 Pennsylvania Ave, NW

Washington, DC 20500

EE.UU.

Ejecuciones extrajudiciales desde las alturas

Por Neil Macdonald, corresponsal en Washington
CBC News

Traducido por Rafael Escalona, para Cubadebate

Imaginemos por un momento que el gobierno de Cuba decida que Luis Posada Carriles merece el mismo destino que Anwar al-Awlaki, el agente de al-Qaeda ejecutado por un avión no tripulado en Yemen la semana pasada.

Esto no tiene por qué sonar descabellado. Carriles, un cubano anticastrista y mercenario ex agente de la CIA, organizó la explosión del vuelo de Cubana de Aviación 455 en 1976 donde murieron las 76 personas a bordo, de acuerdo con los documentos desclasificados por el gobierno norteamericano.

En este momento, Carriles es un hombre libre, reside en Miami rodeado por sus compañeros cubanos expatriados, quienes lo consideran un héroe.

De acuerdo con la lógica de Washington, que se ha negado a entregarlo a Cuba o Venezuela, no estaría mal considerar el asesinato de Posada Carriles mediante un avión no tripulado (y, posiblemente, él y los civiles que estén cerca de él en ese momento), sin que necesariamente se considere un acto de guerra.

Washington probablemente tendría la misma opinión sobre cualquier nación que pueda decidir asesinar a uno de los contratistas de seguridad estadounidenses y a varios soldados que viven en EEUU que en Iraq y Afganistán han matado a civiles sin motivo o simplemente por diversión .

Estados Unidos esgrime su propio derecho a llevar a cabo asesinatos en el extranjero como una cuestión de derecho natural. Líderes estadounidenses incluso han metaforizado la práctica, como hizo el presidente Obama cuando anunció la ejecución de al-Awlaki la semana pasada: “Temprano esta mañana” dijo tras un aplauso entusiasta, “Anwar al-Awlaki, un líder de al-Qaeda en la península arábica, fue asesinado en Yemen”.

Bueno. Sí.

La ejecución de un ciudadano norteamericano

El terrorista y ex agente de la CIA, Luis Posada Carriles, responde a un reportero durante una conferencia de prensa en Miami, el miércoles 13 de abril del 2011
Creo que esto es lo que ha pasado: la CIA y las fuerzas armadas de Estados Unidos ejecutaron a Anwar al-Awlaki y, además, lo ejecutaron extrajudicialmente. Esto fue hecho bajo la directa y secreta orden del presidente.

Al-Awlaki (a diferencia de Luis Posada Carriles) nunca ha sido acusado de nada ni llevado a una corte.

Ahora, evidentemente Awlaki fue un desagradable fanático (al igual que Posada Carriles), y su ausencia de esta vida no va a molestar a demasiadas personas, yo incluido.

Pero en un país que se enorgullece de su estado de derecho y del proceso justo, cosa que Obama hizo – y lo hizo regularmente, si los reportes de noticias son fiables- ha dado, y dará, a los americanos pensantes bastantes disgustos.

Uno de los primeros en hablar fue Ron Paul, el congresista republicano actualmente postulado para la presidencia. No puede ser negado que Paul es fiel a sus principios, independientemente de la opinión pública.

El señaló que al-Awlaki es un ciudadano nacido en los Estados Unidos, lo que significa que es absolutamente un problema doméstico norteamericano, pero también señaló que nunca ha visto pruebas de que Awlaki sea un asesino: “Si el pueblo norteamericano acepta ciega y casualmente que ahora tenemos una práctica aceptada de que el Presidente puede asesinar a las personas que él cree que son malos, me parece muy triste.”

La frase clave en la crítica de Paul es “que él cree que son malos.” Porque a eso es lo que se reduce.

En la sentencia de muerte de al-Awlaki, Obama probablemente se basó en informes de inteligencia. Probablemente estos dijeran que al-Awlaki fue responsable de la organización de varias atrocidades, pero siguen siendo reportes de inteligencia. Y las agencias de inteligencia de este país se han equivocado en el pasado, para decirlo suavemente.

Que la inteligencia había sido probada ante un juez, que podría haber sido encontrado culpable, o lo que quieran. O no. Pero, como la Unión de Libertades Civiles Norteamericanas señaló, el público nunca sabrá la verdad, porque la evidencia sigue siendo un secreto de Estado, inapelable por los tribunales.

Proceso justo

El ciudadano norteamericano Anwar alAwlaki.
No obstante, la Constitución norteamericana dice, en su quinta enmienda, que ninguna persona puede “ser privada de la vida, libertad, propiedad, sin un proceso justo”.

¿Cual fue exactamente el proceso justo detrás de la decisión de ejecutar a al-Awlaki? De nuevo, basado en los reportes, podrían aparecer algunos abogados en el Departamento de Justicia de Estados Unidos discutiendo y decidiendo que esto podría estar bien.

Este podría ser el mismo Departamento que aprobó obedientemente la decisión de George W. Bush de torturar detenidos, decisión entonces repudiada por el mismo Obama.

Pero el asunto más polémico de todo esto, el que debería preocupar profundamente al resto del mundo, es la cuestión de la soberanía.

Estados Unidos siempre ha adoptado un “enfoque extraterritorial” para hacer cumplir la ley, lo que significa que unilateralmente se extiende su jurisdicción a todo el mundo.

Desde el 9 / 11, la tendencia se ha reforzado poderosamente.

Los agentes norteamericanos han secuestrado a sospechosos (a veces a la gente equivocada) de las calles de los países europeos, arrojándolos a las cárceles secretas o en las mazmorras de dictaduras “amigas” en el extranjero.

El programa de aviones no tripulados se intensifica
Y bajo la presidencia de Obama, el programa de aviones no tripulados, exclusivamente secreto, se ha intensificado. Sin piloto, los aviones caza-asesinos están armados con misiles, actúan en los cielos de otros países, centrando sus cámaras de alta definición en busca de la gente que la Inteligencia de EE.UU. ha considerado su enemiga.

El Presidente tiene la potestad de enviar los drones, gracias a la dispensa otorgada por el Congreso, que en 2001 aprobó una ley que lo faculta a cazar sospechosos en los países que no pueden o no hacen ellos mismos la persecución.

De vez en cuando, los civiles se convierten en daños colaterales, que los norteamericanos consideran víctimas de la guerra. Todo esto es justificado como parte de lo que EEUU solía llamar la “Guerra contra el Terror”, que es una guerra muy selectiva, teniendo en cuenta el hecho de que Posada Carriles, por definición de Estados Unidos, es un terrorista de primer orden.

Sin embargo, el mundo tiene que aceptar la palabra de Estados Unidos que sus objetivos en el extranjero son una amenaza inmediata y mortal.

Ahora bien, la posibilidad de que otros hagan lo que Estados Unidos y planeen ataques contra residentes en ese país, como sugerí antes en esta columna, son pura ficción, porque por el momento sólo el gobierno de EEUU tiene la tecnología, el poder y la voluntad de llevar a cabo ataques extranjeros. Carriles, en Miami, no tiene mucho de qué preocuparse.